EN SIERRA CHICA

Quemaron vivo al femicida de Araceli Fulles en la cárcel

14 de Noviembre de 2019

Araceli Fulles fue asesinada y enterrada en 2017; el único sospechoso detenido por ese hecho murió tras una brutal golpiza y profundas quemaduras. Darío Gastón Badaracco, estaba preso en la cárcel de Sierra Chica

Responsive image

Araceli Fulles fue vista por última vez la madrugada del 2 de abril de 2017 en una plaza cercana a su casa. Su cuerpo fue hallado el 27 del mismo mes, gracias a la intervención de perros de Punta Alta, descuartizado y enterrado debajo de unos escombros en el patio de la casa de Darío Badaracco, de José León Suárez.

La autopsia determinó que Araceli murió por “asfixia mecánica” un su variable de “estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con precintos plásticos.

Darío Gastón Badaracco, el principal acusado del “homicidio doblemente agravado por haber sido cometido por una o más personas y femicidio”, fue asesinado en la cárcel de Sierra Chica, brutalmente golpeado y quemado vivo con agua hirviendo por dos compañeros.

No obstante, quedan otros ocho hombres imputados como cómplices del femicidio de Araceli. Hernán Badaracco, hermano de Darío; Marcelo Escobedo; Carlos Damián Cassalz; los hermanos Jhonatan y Emanuel Ávalos; Hugo Cabañas, Daniel Alanis y Marcos Ibarra. Aunque están todos libres gracias a un fallo que hizo lugar a la apelación la prisión preventiva presentada por las defensas.

La causa ya fue elevada a juicio pero no tiene fecha. La familia de Araceli aún espera Justicia.

EL HECHO

El 2 de abril de 2017 Araceli fue a cenar con un grupo de amigos y después fue a una plaza cercana a su casa. Allí fue vista por última vez. Le envió un mensaje a su mamá para avisarle que estaba regresando y desapareció.

Durante 25 días la buscaron hasta que un perro de la División K-9 de Punta Lara la encontró en la casa de Darío Badaracco.

Para ese entonces, Badaracco había declarado tres veces como testigo antes de ser imputado, la última vez el mismo día del hallazgo del cuerpo, pero se mantuvo prófugo un día hasta que la noche del 28 de abril fue detenido detrás de la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño gracias a una vecina que lo reconoció por la calle.

LAS FALLAS DE LA INVESTIGACION

Aparentemente, a Araceli la llevaron desde la plaza en José León Suárez hasta el corralón que tenía Carlos Damián Cassalz y en el cual trabajaba Badaracco, a unas cinco cuadras.

Ahí habrían abusado de ella y estrangulado hasta matarla. En el baúl de un auto habrían llevado su cuerpo hasta la casa de Badaracco, donde lo enterraron bajo unos escombros.

Efectivos policiales encontraron en la vivienda donde apareció el cadáver de Araceli un trozo de papel que tenía escrita la inscripción: "Auxilio, Ara".

El cuerpo de la joven, que estaba en posición cubito dorsal con extremidades inferiores flexionadas hacia atrás, fue encontrado desnudo a unos 35 centímetros de profundidad bajo una losa de cemento y material de construcción.

Tras la realización de la operación de autopsia, los peritos determinaron que Araceli tenía una comprensión en el cuello, similares a las maniobras por estrangulamiento.

La investigación estuvo plagada de pistas falsas. Los Ávalos quedaron involucrados en la causa pero uno de sus hermanos, Elián Ismael Ávalos, es policía y estaba trabajando en el caso. Cuando hallaron el cuerpo, fue desplazado, al igual que otros tres oficiales.

"Tenía una intensa vida social, pero no se sabe si la mataron durante una 'fiesta o hubo alguien que se descontroló y decidió matarla por cierta enemistad", había dicho Verónica Molina, abogada de la familia de Araceli acerca del móvil.

NOTICIAS RELACIONADAS
No posee Noticias Relacionadas.
Te puede interesar
1
2
3
ENVÍA TU COMENTARIO Ver legales



CONTACTENOS

www.radiosudamericana.com 2019

Todos los derechos reservados