Imprimir
04/05/2021 | 07:40hs

- SOCIEDAD

"Fue una vergüenza porque mi hija sufrió hasta el último momento"

Eugenia Sánchez, la mamá de Antonella, la niña de 16 años que falleció de cáncer en Lavalle comentó que en medio del dolor tuvieron que cavar el pozo donde iban a enterrarla ya que habían hecho una zanja de 5 centímetros. “Nos dijeron que cuando lleguemos iba a estar todo… no les costaba nada decir que necesitaban ayuda y hacíamos eso mucho antes...Fue una vergüenza porque mi hija sufrió hasta el último momento”, expresó. 

 

Eugenia Sánchez, la mamá de Antonella, la niña de 16 años que falleció de cáncer en Lavalle habló con Radio Sudamericana para comentar cómo fueron los últimos días de su hija. “Estoy muy dolida  por la pérdida pero aliviada de que pueda descansar de tanto sufrimiento”, expresó.

“Yo sabía que esto iba a pasar, ahora está allá (en el cielo) con su hermanito”, contó Eugenia. La joven le decía que ella iba a tocar la guitarra en el cielo y su hermano el uquelele. Su hermano había fallecido en 2012 por intoxicación con agroquímicos.

LOS ULTIMOS DÍAS

Yo le pedí al juez de paz un oxígeno y él me dijo que me lo iba a conseguir en el día, mientras tanto tuve que alquilar un oxígeno que por el tema de la luz acá no nos dio para prender. Le pedí a un señor de Goya que me busque para ir hasta Goya a alquilar un oxígeno, pero como era un aparato que va enchufado no lo pudimos usar. Lo tuvimos que pagar igual.

Cuando llegó el oxígeno de Santa Lucía, que había conseguido el juez, Antonella se descompensó. El señor que nos trajo nos dijo que era mejor llevarle al Hospital porque allá el oxígeno era más grande.  Antonella nunca llegó al hospital, murió en la ambulancia.

La mamá de Antonella contó que en el momento del sepelio, en el cementerio, tuvieron que hacer la fosa. “Entre mi marido y los primos de mi hija, se pusieron a cavar para enterrar el cuerpo porque habían sólo hecho 5 centímetros. La intendenta estaba parada ahí. Era una tierra durísima y una pala que no tenía filo. Fue una vergüenza porque mi hija sufrió hasta el último momento”, contó. “Nos dijeron que cuando lleguemos iba a estar todo… no les costaba nada decir que necesitaban ayuda y hacíamos eso mucho antes”, agregó.

Eugenia explicó que muletas y la silla de rueda de Antonella están a disposición de quien necesite. “Ella ya no está así que queda a disposición de quien necesite”, dijo. 




Link:
https://www.radiosudamericana.com/noticia/249742_Fue_una_verguenza_porque_mi_hija_sufrio_hasta_el_ultimo_momento.htm




Powered by